El mundo está cambiando cada vez más rápido y deberíamos recordar las sabias palabras de Charles Darwin: “Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”. Estas palabras adaptadas al mundo profesional podrían quedar en algo así como: “Los profesionales que sobreviven no son los más trabajadores ni los más inteligentes, sino aquellos que se adaptan mejor al cambio”.

No nos alarmemos. Nadie se va a morir por no estudiar y adquirir habilidades nuevas. Nadie nos va a echar a los leones por no saber más idiomas, ni nos vamos a morir de hambre por no actualizarnos en las áreas en las que nos creíamos expertos. Tu salud física no se va a ver comprometida pero tu salud profesional sí podrá verse deteriorada, llegando a un extremo de coma profesional o incluso muerte prematura, al quedarte excluido del sistema por no aportar valor.

Categorías: Formación

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *